SOBRE MI

Siempre he tenido la mente inquieta y las manos trabajadoras, cosa que me decantó hacia unos estudios artísticos desde que tuve opción. Primero joyería, en La Industrial, después Bellas artes, en la Universidad de Barcelona.

Hay dos razones importantes de por qué hago joyería. La primera es que para mí es necesario crear en tres dimensiones, y la medida de la joya es ideal, mucho más cercana que la de la escultura. Me permite llevármela allá donde quiero, observarla por todos los lados, ubicarla en el espacio y en el cuerpo. Siempre tiene que tener una parte funcional, porque irá relacionada con el cuerpo, y esta funcionalidad me gusta, puesto que me hace estar con los pies en el suelo y es la que me trae a la segunda razón… Y es que me encanta la ornamentación, me tiene fascinada el ser humano en general (ver como se relaciona, como se viste, sus costumbres, como se alimenta, como se desarrolla…) Formar parte de la vida de otra gente a partir de una joya/idea mía me hace poner los pelos de punta.

 

Todo el mundo es capaz de juzgar la joyería, de emplearla, de ligarla a las emociones o hechos relevantes en la vida de uno. Para mí una joya es identidad, es recuerdo.

 

Podría definir mi joyería como una mescla estética entre industrial y natural. Me atraen las formas puras, la perfección y el movimiento.

 

Me gusta trabajar el metal porque, de un material frío y a través de un proceso agresivo, surgen piezas delicadas cargadas de emociones.